María Banda pasó por la experiencia de ver a su hijo de 18 años resultar herido en un enfrentamiento policial en el 2013, en donde recibió siete disparos por la espalda.

El  joven se recuperó y actualmente cumple una sentencia de 14 años, pero Banda sabe que la experiencia puede ser algo traumático para toda la familia.

Es por ello que desde hace dos años, Banda asiste al grupo de apoyo Padres por la Paz, que ayuda a familias que han pasado por la experiencia de perder un ser querido a causa de la violencia pero que también ofrece ayuda a quienes han sobrevivido a este tipo de delito.

“Eso me trajo al grupo y es allí donde encontré padres que me ayudaron”, dijo Banda. “Somos un grupo que nos apoyamos entre nosotras, en donde tenemos un lugar donde hablar con otras personas que han pasado por lo mismo, nos mantenemos juntas, dándonos apoyo.

Un grupo de apoyo para los padres que buscan la paz.

Arquímedes Becerra, director de casos para Soledad Enrichment Action (SEA) señaló que Padres por la Paz  fue creado por esta organización en el 2011, debido a la cantidad de personas  atendidas por crímenes violentos en el Centro Médico del Condado de Los Ángeles (LAC Medical Center) adscrito a la Universidad del Sur de California (USC).

“Al conocer sobre el dolor y los tiempos difíciles que esas familias estaban experimentando, sugerimos al hospital la creación de un grupo de apoyo”, dijo Barrera, quien es facilitador del grupo.

María Banda
María Banda lleva más de dos años con Padres por la Paz (Foto: Hispanos Press)

El personal centro médico remite a los padres para que asistan al grupo de apoyo, el cual se reúne una vez a la semana pero también reciben padres de otras partes del condado. Las sesiones son gratuitas y se ofrecen todos los viernes. El promedio de asistentes  a cada una de ellas es de unas 35 a 40 personas.

“Todo depende la cantidad de jóvenes que hayan sido hospitalizados debido a una experiencia violenta”, dijo Becerra, destacando que a las mismas asisten padres de personas que han sobrevivido o que han muerto debido a la violencia.

“Lo más hermoso de la sesión es que los padres que ya han comenzado a sanar ayudan a los que han experimentado recientemente la pérdida u hospitalización de un hijo por la violencia”, dijo Barrera. “Los padres ayudan a los padres porque ellos han pasado por experiencias similares”.

La sesión, destaca Becerra, es un diálogo abierto en donde forman un círculo en donde todos tienen oportunidad de contar su historia, hablar los retos a los que están enfrentando y expresar sus sentimientos al respecto. Todo lo que se discute en la sesión permanece confidencial

“He visto como miles de padres se han recuperado, que han quedado devastados cuando ocurrió el incidente y ahora, después de asistir a nuestro grupo de apoyo, vemos una diferencia”, dijo Barrera. “El dolor no se va pero al menos obtienen el apoyo y lo dejan salir, y cuando hablan, siente el apoyo, la comprensión y el apoyo de los otros”,

Los padres pueden asistir a las sesiones las veces que quieran, dependiendo de cómo sientan que los ha ayudado. No existe una fecha límite para dejar de participar en el programa.

“La mayoría continúan viniendo porque ellos necesitan obtener el apoyo para el proceso de sanación”, dijo Barrera. “El proceso de sanación es algo que les toma tiempo [a los padres] y es por eso que continúan viniendo a las sesiones, porque el apoyo emocional es muy importante”.

Pero Padres por la Paz también se relaciona con la comunidad más allá de las sesiones de grupo, como participando en marchas por la paz y promoviendo la necesidad de buscar opciones positivas para evitar que los jóvenes sean víctimas de la violencia.

“Vivimos en una sociedad en donde siempre le echan la culpa a los padres. Pero lo que no saben es que cuando los hijos crecen, toman sus propias decisiones y muchas veces equivocadas”, dijo Maria Banda. “Nosotros proveemos lo más que podamos pero ellos desgraciadamente toman un mal camino y alli están las consecuencias”.

Grupo de apoyo Padres por la Paz

Centro Médico del Condado de Los Ángeles (LAC + USC Medical Center)

Salón de Conferencias D  – Torre de pacientes internos (Inpatient Tower)

2051 Marengo Street

Los Ángeles, CA 90033

Viernes / 6:30 – 8:30 pm

(213) 309 – 5027

Compartir
Artículo anteriorMetro mejora el servicio para los usuarios de la Línea Expo
Artículo siguientePropuestas 62 y 66: Opciones con respecto a la pena de muerte

Marvelia Alpízar (Venezuela). Periodista, educadora y traductora. Fundadora del medio en línea Hispano Press, en Los Ángeles (California). Durante 3 años se desempeñó como reportera para el diario “La Opinión” de Los Ángeles (2012 – 2015). Trabajó como maestra de inglés como segundo idioma (ESL) y español como idioma extranjero en escuelas primarias de Carolina del Sur y Georgia (1999 – 2011). Se desempeñó como profesora de inglés como idioma extranjero (EFL) para el Laboratorio de Idiomas de la Universidad de Carabobo (Valencia, Venezuela). Licenciada en Educación por la Universidad de Carabobo, Venezuela (1995) y Periodismo Impreso por el St. Mary-of-the-Woods College, Indiana (2008).

No hay comentarios