• All for Venezuela - Hispanos Press
  • Academy of Music for the Blind

Washington (AFP) – Su próximo médico podría muy bien ser un bot. Y los bots, o programas automatizados, es probable que desempeñen un papel clave en la búsqueda de curas para algunas de las enfermedades y condiciones más difíciles de tratar.

La inteligencia artificial (IA) se está moviendo rápidamente hacia el cuidado de la salud, dirigido por algunas de las compañías tecnológicas más grandes y las nuevas empresas emergentes que lo utilizan para diagnosticar y responder a una serie de condiciones.

Considera estos ejemplos:

– Los investigadores de California detectaron arritmia cardíaca con el 97 por ciento de precisión en los usuarios de un Apple Watch con la aplicación Cariogram basada en inteligencia artificial, abriendo las opciones de tratamiento temprano para evitar accidentes cerebrovasculares.

– Científicos de Harvard y de la Universidad de Vermont desarrollaron una herramienta de aprendizaje mecánico -un tipo de inteligencia artificial que permite a las computadoras aprender sin ser explícitamente programadas- para identificar mejor la depresión estudiando las publicaciones de Instagram, sugiriendo “nuevas vías para los exámenes y detección precoz de la enfermedad mental”.

– Investigadores de la Universidad de Nottingham de Gran Bretaña crearon un algoritmo que predijo ataques cardíacos mejor que los médicos que usan pautas convencionales.

Aunque la tecnología siempre ha desempeñado un papel en la atención médica, una ola de inversiones de Silicon Valley y una inundación de datos de dispositivos conectados parecen estar estimulando la innovación.

La inteligencia artificial y la próxima revolución sanitaria
© AFP Algunas técnicas de inteligencia artificial usadas en el Desafío de DeepMind de Google para derrotar a un gran maestro en el juego de mesa Go pueden ser adaptadas para usos médicos – © AFP / Archivo JUNG Yeon-Je

“Creo que un punto de inflexión fue cuando Apple lanzó su Kit de Investigación”, dijo la analista de Forrester Research, Kate McCarthy, refiriéndose a un programa que permite a los usuarios de Apple permitir que los datos de sus actividades diarias sean utilizados en estudios médicos.

McCarthy dijo que los avances en la inteligencia artificial han abierto nuevas posibilidades para la “medicina personalizada” adaptada a la genética individual.

“Ahora tenemos un ambiente donde la gente puede entrelazarse a través de la investigación clínica a una velocidad que nunca podría hacer antes”, dijo.

– Análisis predictivo –

AI es mejor conocido en el campo de la tecnología para usos como la conducción autónoma, o derrotar a los expertos en el juego de mesa Go.

Pero también se puede utilizar para obtener nuevos conocimientos a partir de datos existentes como registros de salud electrónicos y pruebas de laboratorio, dice Narges Razavian, profesor de la Escuela de Medicina Langone de la Universidad de Nueva York, que dirigió un proyecto de investigación sobre análisis predictivo de más de 100 condiciones médicas .

“Nuestro trabajo está mirando las tendencias y tratando de predecir (enfermedades) seis meses en el futuro, para poder actuar antes de que las cosas empeoren”, dijo Razavian.

– Los investigadores de NYU analizaron registros médicos y de laboratorio para predecir con exactitud el inicio de docenas de enfermedades y condiciones incluyendo diabetes tipo 2, insuficiencia cardíaca o renal y accidente cerebrovascular. El proyecto desarrolló un software que ahora se usa en NYU y que puede ser desplegado en otras instalaciones médicas.

– La división DeepMind de Google utiliza inteligencia artificial para ayudar a los médicos a analizar muestras de tejidos para determinar la probabilidad de que el cáncer de mama y otros cánceres se diseminen y desarrollar los mejores tratamientos de radioterapia.

– Microsoft, Intel y otros gigantes tecnológicos también están trabajando con investigadores para clasificar los datos con IA para entender y tratar mejor los tipos de cáncer de pulmón, mama y otros.

– La unidad de ciencias de la vida de Google Parent Alphabet se ha unido a Apple para lanzar un smartwatch para estudios incluyendo uno para identificar patrones en la progresión de la enfermedad de Parkinson. Mientras tanto, Amazon ofrece asesoramiento médico a través de aplicaciones en su asistente artificial activado por voz Alexa.

IBM se ha centrado en estos temas con su unidad Watson Health, que utiliza la “computación cognitiva” para ayudar a entender el cáncer y otras enfermedades.

Cuando el sistema de computación Watson de IBM ganó el juego de televisión Jeopardy en 2011, “había mucha gente en el cuidado de la salud que dijo que es el mismo proceso que usan los médicos cuando tratan de entender el cuidado de la salud”, dijo Anil Jain, Salud de Watson.

La inteligencia artificial y la próxima revolución sanitaria
© AFP Watson Health, cuya oficina en Cambridge, Massachusetts se muestra en esta foto, también es parte del movimiento de salud de inteligencia artificial – © IBM / AFP Colin MILLER

Sistemas como Watson, dijo, “son capaces de conectar todas las piezas dispares de información” de revistas médicas y otras fuentes “de una manera mucho más acelerada”.

“La computación cognitiva puede no encontrar una cura en el primer día, pero puede ayudar a entender el comportamiento y los hábitos de las personas” y su impacto en la enfermedad, dijo Jain.

No sólo las grandes empresas de tecnología se están moviendo hacia la salud.

La firma de investigación CB Insights identificó este año 106 empresas de salud digitales aplicando el aprendizaje automático y el análisis predictivo “para reducir los tiempos de descubrimiento de fármacos, proporcionar asistencia virtual a los pacientes y diagnosticar enfermedades mediante el procesamiento de imágenes médicas”.

Insilico Medicine, con sede en Maryland, utiliza el llamado “aprendizaje profundo” para acortar la prueba de drogas y los tiempos de aprobación, por debajo de los actuales 10 a 15 años.

“Podemos tomar 10.000 compuestos y reducir ese número a 10 para encontrar los más prometedores”, dijo Qili Zhu, de Insilico.

Insilico está trabajando en medicamentos para la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), el cáncer y las enfermedades relacionadas con la edad, con el objetivo de desarrollar tratamientos personalizados.

– Encontrar la depresión –

La inteligencia artificial también se ve cada vez más como un medio para detectar la depresión y otras enfermedades mentales, al detectar patrones que pueden no ser obvios, incluso para los profesionales.

Un trabajo de investigación de Jessica Ribeiro, de la Universidad Estatal de Florida, encontró que puede predecir con 80 a 90 por ciento de precisión si alguien va a intentar suicidarse tan lejos como dos años en el futuro.

Facebook usa IA como parte de un proyecto de prueba para prevenir suicidios mediante el análisis de los mensajes de redes sociales.

Y Woebot Labs, de San Francisco, debutó este mes en Facebook Messenger lo que viene a denominarse el primer chatbot que ofrece “terapia cognitivo-conductual” en línea – en parte como una manera de llegar a la gente desconfiada del estigma social de buscar atención de salud mental.

Las nuevas tecnologías también ofrecen esperanza para las enfermedades raras.

El FDNA, con sede en Boston utiliza la tecnología de reconocimiento facial y la compara con una base de datos asociada con más de 8,000 enfermedades raras y trastornos genéticos, compartiendo datos e información con centros médicos en 129 países a través de su aplicación Face2Gene.

– Cauteloso optimismo –

Lynda Chin, vicecanciller y directora de innovación de la Universidad de Texas, dijo que ve “mucha emoción en torno a estas herramientas”, pero que la tecnología por sí sola no se traducirá en beneficios de salud a gran escala.

Uno de los problemas, dijo Chin, es que los datos de fuentes tan dispares como los registros médicos y Fitbits son de difícil acceso debido a la privacidad y otras regulaciones.

Lo que es más importante, dijo, es la integración de los datos en la prestación de atención de salud, donde los médicos pueden no ser conscientes de lo que está disponible o cómo usar nuevas herramientas.

“Sólo tener los datos y análisis te llevará al primer paso”, dijo Chin. “No se trata sólo de poner una aplicación en la tienda de aplicaciones.”

La inteligencia artificial y la próxima revolución sanitaria
© AFP IBM está utilizando su supercomputadora Watson, vista en este archivo, como parte de un amplio esfuerzo para ayudar a la investigación médica y la atención de la salud a través de su división de Watson Health – © IBM / AFP / File HO

No hay comentarios