• All for Venezuela - Hispanos Press
  • Academy of Music for the Blind

Bruselas (AFP) – Facebook, Google y otros gigantes de Internet de Estados Unidos han aumentado considerablemente los esfuerzos para reprimir  los mensajes de odio  en línea, dijo el jueves un alto funcionario de la Unión Europea.

Hace un año, la UE se unió a las empresas para combatir el extremismo en línea, respondiendo a la creciente alarma en Europa por el uso de las redes sociales como herramienta de reclutamiento, especialmente por el grupo del Estado islámico.

“Las empresas ahora están eliminando dos veces más casos de discurso de odio ilegal a un ritmo más rápido en comparación con hace seis meses”, dijo Vera Jourova, comisaria de justicia de la UE, en el primer informe de progreso anual.

“Demuestra que un enfoque de autorregulación puede funcionar”, dijo Jourova, quien pidió más avances, especialmente de Twitter.

Facebook fue el único de los cuatro gigantes – los otros dos son Microsoft y YouTube – en revisar y actuar en la mayoría de las notificaciones de mensajes de odio en 24 horas, añadió.

“Facebook muestra que han invertido una gran cantidad de capacidades y un montón de esfuerzos para disminuir los números necesarios en los tiempos acordados”, dijo Jourova a los periodistas.

Facebook, Twitter, Microsoft y YouTube de Google anunciaron un código de conducta en mayo del año pasado, prometiendo eliminar los mensajes de odio en línea dentro de las 24 horas de haber sido notificados.

Un año después, una encuesta reciente de 24 países de la UE mostró que, en promedio, en el 59 por ciento de los casos, las empresas de Internet respondieron a las notificaciones de odio ilegal mediante la eliminación del contenido. Eso es más del doble del nivel de 28 por ciento registrado seis meses antes.

Jourova dijo que trataría de obtener el apoyo de otras empresas de tecnología y hacer otras mejoras al sistema, tanto más cuanto “el extremismo y la radicalización en Europa está en aumento”.

Se refirió al ataque del 22 de mayo en un concierto pop en Manchester, al norte de Inglaterra, llevado a cabo por Salman Abedi, un joven de 22 años nacido y criado localmente.

Mientras los detectives tratan de determinar cómo se radicalizó Abedi, Jourova advirtió que muchos jóvenes eran vulnerables al reclutamiento extremista en línea.

Las empresas tecnológicas se han comprometido a luchar contra los mensajes de odio en virtud de las leyes europeas que prohíben la incitación a la violencia u odio dirigido contra las personas por motivos de raza, color, religión, descendencia u origen nacional o étnico.

No hay comentarios