California en estado de emergencia por azote de tormenta de la década

Se espera que las condiciones secas lleguen a California este viernes

0
142
California en estado de emergencia por azote de tormenta de la década
California en estado de emergencia por azote de tormenta de la década Residentes reman sobre la River Lands Road en Guerneville, California, (Estados Unidos) hoy, miércoles 11 de enero de 2017. Las fuertes lluvias causaron que el Russian River se desbordara e inundar áreas de las ciudades de Guerneville y de Río Nido. EFE
  • All for Venezuela - Hispanos Press
  • Hispanos Press Producto promocionales 728 x 90

Los Ángeles, 11 ene (EFEUSA).- Después de años de sequía, California se encuentra en estado de emergencia por la que llaman la tormenta de la década, que ya se ha cobrado varias vidas en accidentes y obligó a la evacuación de varias zonas en el norte del estado y en la vecina Nevada.

Las fuertes lluvias, vientos y nevadas, que obligaron a la evacuación de cientos de personas, se prolongarán hasta el viernes según advirtió la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA).

Los helicópteros de medios informativos mostraban esta mañana el rescate de al menos 30 residentes de Hollister, en el condado de San Benito, un área rural cercano a San José que fueron sorprendidos por la inundación mientras dormían.

“Hemos recibido declaraciones de emergencia de un gran número de condados y ciudades, equipos están ayudando a colocar sacos de arena especialmente en los condados del norte del estado, y decenas de refugios están siendo habilitados”, explicó a Efe Alexander Brad, portavoz de la Oficina de Servicios de Emergencia de California (CALOES)

La tormenta, que se extendió hasta los estados de Nevada y Oregón, ha arrasado con árboles y tendidos eléctricos por todo el estado y en las zonas cercana al famoso Lago Tahoe, en la frontera de California y Nevada, al menos 20 mil personas amanecieron sin electricidad.

Esta es la segunda etapa del fenómeno meteorológico que ha traído lluvias heladas, tormentas eléctricas y hasta un pequeño tornado que esta madrugada sorprendió a los habitantes de Sacramento que también está en alerta ya que el río que atraviesa la ciudad alcanzó niveles cercanos a las inundaciones de 1997, según datos del Departamento de Recursos Hídricos de California.

“El volumen de lluvia fue tremenda en algunas partes del estado, a pesar de la sequía la tierra no estaba preparada para absorber tanta lluvia, y ha aumentado la emergencia”, advirtió Jesús Haro, director de NOAA en Monterey.

Según Haro, aunque las ciudades han sufrido por la cantidad de lluvia que han soportado, fueron las montañas cercanas a la costa del norte de California las que vivieron el mayor impacto de la tormenta al recibir entre 15 a 20 pulgadas de agua en tan solo una semana, que llenaron ríos a niveles que no se veían en años.

Un ejemplo de la emergencia es el río Russian en Guerneville en el condado de Sonoma, que alcanzó hasta 40 pies, ocho más que los niveles de alerta de inundación. Al menos tres mil residentes de esa área recibieron orden de evacuación y varias casas quedaron totalmente dañadas.

A la lluvia se suman las ráfagas de vientos que llegan hasta las 70 millas por hora en los pronósticos para valles cercanos a Los Ángeles y San Diego, donde los accidentes de tráfico ya han cobrado la vida a cinco personas aunque las autoridades aseguran que los números son preliminares.

Las advertencias por deslaves también se mantienen activas en toda la región en especial en las áreas afectadas por incendios.

Por otra parte, se ha registrado una gran acumulación de nieve en las altas montañas en todo el estado, que seguro ayudará a palear la sequía, y ha causado el cierre de importantes vías que conectan a California con Nevada y Oregón.

La autopista 80 apenas reabrió unos carriles tras estar casi 24 horas cerrada por baja visibilidad y acumulación de nieve.

En el condado de Placer, un gran hueco se abrió tragándose un tramo de una carretera que se comunicaba con la interestatal 80, mientras que las advertencias de avalancha se mantienen en toda esa zona.

Hasta la mañana de hoy, la tormenta añadió 33 mil millones de galones de agua al Lago Tahoe, y las autoridades están preocupadas por lo que pueda pasar al llegar la última parte del temporal.

La tercera parte de la tormenta llegará al norte de la región entre esta noche y mañana jueves.

“Aun falta una parte de estas fuertes lluvias y nieve y aunque el pronóstico no es tan severo como la que acabó de pasar, estas lluvias y nieve pueden terminar de rebasar los límites de ríos y lagos”, advirtió Haro.

Se espera que las condiciones secas lleguen a California este viernes, no obstante, una nuevo temporal de invierno se anticipa para mediados de la próxima semana, aunque los expertos creen que no será tan intenso como la tormenta de la década.

No hay comentarios