Argentina busca el auxilio del FMI para contener su crisis

Además de la depreciación, Argentina lucha con una inflación de más de un dígito (24,8% en 2017)

0
1
Argentina busca el auxilio del FMI para contener su crisis
El ministro de Economía de Argentina, Nicolás Dujovne, en rueda de prensa en Buenos Aires, el 8 de mayo de 2018 © AFP EITAN ABRAMOVICH
  • Hispanos Press - IfleetGPS - Cancer Association
  • All for Venezuela - Hispanos Press
  • Academy of Music for the Blind

Buenos Aires (AFP) – Argentina salió en busca de auxilio del FMI para enfrentar la turbulencia que devora su moneda y pone en riesgo la recuperación económica, 17 años después de haber caído en cesación de pagos y tras doce años de su ruptura con la entidad.

“De manera preventiva he decidido iniciar conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para que nos otorgue una línea de apoyo financiero”, dijo el presidente Mauricio Macri en una alocución televisada luego de que el peso cayera este martes más de 4% ante el dolar al abrir los mercados.

El dólar se fortaleció al subir el rendimiento de los bonos del Tesoro de Estados Unidos y en el último mes, la depreciación del peso argentino fue de 10%, pese a que el Banco Central vendió unos 8.000 millones dólares de sus reservas, elevó su principal tasa de interés a 40% y el gobierno redujo su objetivo de déficit fiscal.

“Estamos recorriendo el único camino posible para salir del estancamiento, buscando evitar una gran crisis económica que nos haría retroceder y dañaría a todos”, añadió.

El peso que llegó a perder 4,61% de su valor frente al dólar, acotó su caída a 2,66% tras el anuncio y cerró a 22,94 frente a la divisa estadounidense. También la bolsa frenó su caída y terminó en baja de 3,85%

Macri señaló que ya tuvo una primera conversación con la directora del FMI, Christine Lagarde. En Washington, el Fondo confirmó el inicio de esas tratativas y calificó de “valioso miembro” a Argentina, la tercera economía de América Latina y actualmente en la presidencia temporal del G20.

Pero se desconocen montos y condiciones del crédito.

“No podemos todavía dar a conocer los montos, pero hemos sí acordamos que el FMI va a prestar apoyo financiero a Argentina. En esta etapa de las conversaciones no hemos hablado de detalles”, señaló en rueda de prensa el ministro de Economía Nicolás Dujovne.

– “Otro FMI” –

La idea de un ajuste de la mano del FMI causa angustia entre los argentinos.

Por eso, Dujovne resalto este martes que “estamos hablando con un FMI muy distinto al que conocimos hace 20 años. El FMI ha aprendido de las lecciones del pasado, así como todos lo hemos hecho”.

Pero para la analista Marina Dal Pogetto, de la consultora Ecogo, “no es una buena noticia para Argentina que en este momento esté yendo al FMI frente a un cierre de los mercados de capitales”.

“Lo que pasó es que se cortó el crédito para Argentina. Políticamente, la decisión de ir al Fondo no está exenta de costos internos”, dijo Dal Pogetto a la AFP.

En enero de 2006, Argentina saldó su último crédito con el FMI, por 9.600 millones de dólares. Entonces, cortó sus lazos con el Fondo e impidió durante una década las visitas del ente para revisar sus cuentas públicas.

En 2001, Argentina había vivido una crisis económica que provocó la caída de cuatro presidentes en una semana y llevó al país al default.

– Contexto internacional desfavorable –

Macri explicó su decisión al referir que “durante los dos primeros años (de gobierno) hemos contado con un contexto mundial muy favorable, pero eso hoy está cambiando. Somos de los países del mundo que más dependemos del financiamiento externo, producto del enorme gasto público que heredamos y que estamos ordenando”.

Al asumir en diciembre de 2015, Macri permitió la flotación de la moneda, al eliminar el control de cambio que rigió durante el gobierno de Cristina Kirchner (2007-2015). También eliminó subsidios y llegó a un acuerdo con los fondos especulativos para recuperar el crédito internacional.

Pero la revaluación del dólar en los últimos días en los mercados internacionales afectó al peso argentino más que a otras monedas.

Para enfrentar la depreciación del peso, el Banco Central decidió la semana pasada un alza de la tasa de interés de referencia a 40% anual, la más alta del mundo. Este martes, el ente emisor la mantuvo en ese nivel en su reunión habitual de revisión de la política monetaria.

Pero esa tasa tan elevada puede afectar el crecimiento.

“Es indudable que las tasas más altas pueden impactar en la productividad aunque depende de cuánto dure, pero la Argentina sufrió muchas crisis en el pasado, tenemos que asegurarnos que no pase más”, había dicho Dujovne la semana pasada.

Además de la depreciación, Argentina lucha con una inflación de más de un dígito (24,8% en 2017), y con el déficit fiscal cuya meta rebajó de 3,2% a 2,7% del PIB la semana pasada.

El gobierno se fijó una meta de inflación de 15% para este año e insiste en que no será modificada, aunque el propio FMI la proyectó en 19%.

No hay comentarios