• All for Venezuela - Hispanos Press
  • Hispanos Press Producto promocionales 728 x 90

Washington (AFP) – Para muchos en Washington, el despido del director del FBI, James Comey, por parte del presidente estadounidense Donald Trump, ha provocado comparaciones inmediatas con las acciones de Richard Nixon y la “Masacre del Sábado por la Noche” de la infame era Watergate.

El 20 de octubre de 1973, Nixon cruzó una línea fatídica tratando de deshacerse del fiscal especial independiente que estaba investigando el escándalo de Watergate.

El fiscal, Archibald Cox, había emitido una citación para obtener copias de grabaciones secretas de las conversaciones de la Oficina Oval de Nixon.

Las grabaciones fueron claves para demostrar la complicidad de Nixon en un amplio encubrimiento de un robo en el año anterior en las oficinas del Comité Nacional Demócrata en Watergate, una oficina y complejo residencial en el Potomac.

Molesto, Nixon reaccionó ordenando a su fiscal general, Elliot Richardson, que despidiera a Cox.

Richardson se negó y renunció en protesta, por lo que el presidente ordenó al procurador general adjunto, William Ruckelshaus, que ejecutara la orden. Pero Ruckelshaus también renunció en lugar de hacerlo.

Ambos hombres habían prometido al Congreso que Cox no sería despedido, excepto por alguna causa justificada.

Eso dejó el despido de Cox al procurador general, Robert Bork, quien fue el siguiente en la línea como fiscal general en funciones.

Bork, que no había hecho promesas al Congreso, destituyó a Cox.

El episodio fue un desastre político y de relaciones públicas para Nixon.

Por primera vez, las encuestas tomadas después del despido de Cox mostraron que el público estaba cambiando a favor de la destitución de Nixon.

Cox fue reemplazado por otro fiscal especial, y Nixon finalmente accedió a publicar transcripciones de muchas de las cintas.

Pero el impulso hacia la acusación se hizo insuperable, y Nixon renunció el 8 de agosto de 1974.

– ¿Estaría sonriendo Nixon? –

Los estudiantes de la época ven sorprendentes similitudes pero también diferencias, con el despido de Comey por parte de Trump.

“En ambos casos, un presidente enojado y sitiado actuó para eliminar a una figura independiente que estaba investigando agresivamente a personas en el círculo interno del presidente”, dijo Andrew Kent, profesor de derecho en la Universidad Fordham de Nueva York, a la AFP.

Una diferencia significativa es que el presidente tiene plena autoridad para despedir al director del FBI, mientras que por ley, Cox sólo podría ser despedido “por alguna causa”.

Sin embargo, sólo otro director del FBI ha sido despedido – en 1993, el entonces presidente Bill Clinton destituyó a William Sessions, y eso fue por infracciones de ética relativamente pequeñas.

Los directores del FBI tradicionalmente han tenido una enorme independencia, y la han protegido celosamente.

Despido de Comey despierta recuerdos de Nixon y Watergate
El 20 de octubre de 1973, Nixon cruzó una línea fatídica tratando de deshacerse del fiscal especial independiente que estaba investigando el escándalo de Watergate © Handout / AFP / File

Los demócratas argumentan que el despido de Comey subraya la necesidad de un consejo especial para investigar la supuesta intromisión de Rusia en las elecciones estadounidenses.

“Recordemos que nos enfrentamos a una crisis constitucional que se avecina, como ocurrió en 1973, la masacre de medianoche. Este episodio tiene mucho que ver con ese capítulo de nuestra historia, que no debemos repetir”, dijo el senador demócrata Richard Blumenthal a CNN.

Por otro lado, John Dean, ex asesor de la Casa Blanca durante la presidencia de Nixon y un protagonista central del escándalo de Watergate, señala que las acciones de Trump no tienen la misma sensación en absoluto.

“Archibald Cox estaba desafiando al presidente y siguiendo su propio curso de acción y tomando una decisión que estaba colocando a Nixon en peligro”, dijo el martes en PBS News Hour.

El FBI está investigando si los ayudantes de la campaña de Trump colaboraron con Rusia para tratar de inclinar las elecciones estadounidenses a su favor.

Pero el gobierno de Trump citó como la razón de su despido, los “errores serios” en el manejo de la investigación en el correo electrónico de Hillary Clinton  por parte del director.

“En algún lugar Dick Nixon está sonriendo”, dijo al New York Times, Roger Stone, un asociado de Trump que una vez trabajó para Nixon.

“La credibilidad de Comey fue atacada. La ironía es que Trump lo vio trastabillar con la investigación de Hillary, no con la investigación de Rusia – y decidió que era hora de deshacerse de él.

#JamesComey #RichardNixon #Watergate

No hay comentarios