Carlos Slim ve en el Gobierno de Trump una oportunidad para un México unido

0
111
Carlos Slim ve en el Gobierno de Trump una oportunidad para un México unido
Carlos Slim ve en el Gobierno de Trump una oportunidad para un México "unido" El magnate mexicano Carlos Slim (c) participa junto a sus hijos Carlos Slim Domit (i) y Marco Antonio Slim Domit (d) hoy, viernes 27 de enero de 2017, en una rueda de prensa ofrecida en Ciudad de México (México). EFE
Hispanos Press Producto promocionales 728 x 90

México, 27 ene (EFE).- El cuarto hombre mas rico del mundo, el mexicano Carlos Slim, cree que la actitud agresiva de Donald Trump hacia su país se debe solo a su forma de negociar y que su presencia en la Casa Blanca es incluso una oportunidad para México si mantiene “unidad” interna y saca provecho de sus virtudes.

En una rueda de prensa en la capital mexicana tan esperada como poco frecuente, Slim habló durante una hora y media sobre la escalada de tensión entre México y EE.UU., frente a una nube de periodistas que se agolparon en la sede de su casa de bolsa, Inbursa, ansiosos todos por tirarle de la lengua.

Tranquilo pero firme, y a ratos jocoso, Slim dio así un paso adelante para liderar de forma simbólica el heterogéneo movimiento social de reacción a Trump que se respira en las calles, las casas y los trabajos de los mexicanos desde antes de que el republicano ganara la elección presidencial en noviembre pasado.

Una corriente surgida por sus improperios contra los mexicanos -a los que llamó criminales y violadores- y que ha crecido esta semana tras empezar a cumplir el nuevo inquilino de la Casa Blanca sus promesas de campaña.

Slim apareció apenas un día después de que Peña Nieto suspendiera su reunión con Trump por la firma que este último estampó en un decreto para construir un muro en la frontera común que, encima, exige a México sufragar.

Lo hizo también instantes después de que los dos mandatarios enterraran el hacha de guerra en una conversación telefónica de una hora.

Aunque lo conoce en persona, el rey de las telecomunicaciones mexicanas (Telmex) trató de hacer entender a la opinión pública de su país que debería haber intuido lo que le venía encima blandiendo un libro publicado por el magnate neoyorquino en 2015.

“No lo estoy promoviendo”, llegó a decir por sus reiteradas referencia a pasajes de “Crippled America: How to Make America Great Again” (“Estados Unidos paralizado: cómo hacerlo grande de nuevo”).

En él, su autor dice que como empresario “sube al ring y si al que ataca es débil acaba con él, pero si es fuerte negocia”, recordó Slim, que no obstante ve a Trump más como un “negociator” que como “terminator”, bromeó.

Según la revista Forbes, Slim ocupó el puesto número cuatro entre las fortunas del planeta en 2016, con 50.000 millones de dólares, mientras Trump aparecía mucho más abajo, en el lugar 324, con 4.500 millones.

El empresario de origen libanés dijo haber recibido “con un gran gusto” los gestos de “unidad nacional” en apoyo a la decisión de Peña Nieto de no ir a Washington el día 31 de enero, como estaba previsto.

“Va a permitir al Gobierno tener una posición de fuerza y con determinación hacer las negociaciones que más convengan a los intereses nacionales”, agregó antes de aclarar que la negociación será “ardua”.

“Nunca habíamos tenido una relación tan difícil con Estados Unidos desde hace casi 100 años”, llegó a reconocer Slim, que descartó su candidatura a presidente de México en 2018, con el argumento de que le sirve más a su país como empresario que como político.

De Trump criticó también su “hiperactividad” en el poder y su proteccionismo, que calificó de “utopías regresivas” que atentan contra realidades como “la sociedad de la información, la tecnología o la globalización”.

Respecto al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), vigente entre México, EE.UU. y Canadá desde 1994, y que Trump pretende modificar para imponer aranceles a su socio del sur, consideró que la mejor táctica es dejar pasar los días pues “mientras no se negocie, todo sigue igual”.

Además, remarcó que si Estados Unidos “pone aranceles no los va a pagar México, sino los consumidores” de aquel país.

Es más, para Slim, “las circunstancias” de EE.UU. si Trump cumple con sus compromisos -un 4 % de crecimiento, millones de nuevos empleos, repatriación de capitales y menos impuestos- “son muy favorables para México”, que dirige allí el 80 por ciento de sus exportaciones.

Reveló que en pocos meses comenzará a operar en EE.UU. un canal de televisión latino de su propiedad, Nueva Visión, y un gasoducto en Texas también de una empresa suya, y explicó que “desde hace un buen rato” está tratando de vender su participación en el diario The New York Times.

Frente al muro fronterizo ve “oportunidades de empleo en México”, siempre y cuando el país logre extirpar males endémicos como la corrupción o la ineficiencia del presupuesto público.

Defiende especialmente a sus compatriotas trabajadores, competitivos hasta con Asia, región con la que le gustaría un intercambio comercial menos deficitario.

“Nuestra fuerza laboral es con mucho superior a la de nuestros vecinos”, aunque “hay que mejorar capacitación y nivel educativo”, matizó Slim, que considera a Corea del Sur y Singapur dos ejemplos a seguir en desarrollo educativo y tecnológico.

No hay comentarios