California inundado por lluvias mientras sigue amenaza de nuevas inundaciones

La parte sur de la Sierra Nevada, desde el Parque Nacional Yosemite hasta el límite entre los condados de Tulare y Kern, se mantiene en alerta de tormentas invernales

0
187
California inundado por lluvias mientras sigue amenaza de nuevas inundaciones
California inundado por lluvias mientras sigue amenaza de nuevas inundaciones Un hombre dirige el tráfico mientras una excavadora trabaja en los trabajos de limpieza de una carretera en Topanga, California, Estados Unidos, hoy, 23 de enero de 2017. Las tormentas del sur de California han causado algunas inundaciones y corridas de tierra y roca en la zona. EFE
  • Hispanos Press - IfleetGPS - Cancer Association
  • All for Venezuela - Hispanos Press
  • Academy of Music for the Blind
  • Hispanos Press Producto promocionales 728 x 90

Los Ángeles, 23 ene (EFE).- Las lluvias que azotaron el sur de California este fin de semana con una intensidad no vista en los últimos años prosiguen hoy con la amenaza de nuevas inundaciones, lo que ha forzado a cerrar las escuelas y autopistas de la región.

Pasando por daños en viviendas y propiedades a causa de las inundaciones y los deslaves y órdenes de evacuación en áreas críticas afectadas anteriormente por incendios, distintos sectores del Estado Dorado continúan en alerta de tormentas e inundaciones.

La parte sur de la Sierra Nevada, desde el Parque Nacional Yosemite hasta el límite entre los condados de Tulare y Kern, se mantiene en alerta de tormentas invernales hasta las 20:00 de hoy.

Mientras tanto, la tormenta invernal Leo, causante de las inundaciones del domingo, avanza hacia el interior de California con nieve y fuertes vientos en el norte, según explicó a Efe Ari Sarsalari, meteorólogo de The Weather Channel.

“El impacto de la tormenta invernal Leo seguirá sintiéndose todavía en California con gran cantidad de nieve sobre la Sierra Nevada y precipitaciones más ligeras en el centro, con posibilidad de tormentas en el sur del estado”, anunció Sarsalari.

En el condado de Los Ángeles prevalece una advertencia de inundación hasta las 18:00 de hoy y se espera que fuertes vientos en el área afecten tanto al tráfico de camiones de carga como a la seguridad de algunos residentes por el riesgo de caída de árboles.

Según datos del Servicio Nacional de Meteorología, desde el primero de octubre, el centro de Los Ángeles ha recibido más de 13 pulgadas de lluvia, sobrepasando en 216 % lo normal para este periodo del año.

Las áreas, que durante los cuatro años de grave sequía en California enfrentaron devastadores incendios, actualmente están en alerta y algunas con órdenes obligatorias de evacuación debido a los deslaves causados por la lluvia.

Así, por ejemplo, 180 viviendas cerca de Duarte han recibido órdenes obligatorias de evacuación y varias de las carreteras aledañas permanecen cerradas. La escuela elemental Valley al igual que otras similares en el área no tendrán clases.

El sector de Santa Clarita afectado también por incendios, mantiene la orden de evacuación para todos los residentes del área cercana a Sand Fire.

Aunque la mayoría de las autopistas principales que ayer tuvieron que cerrar al tráfico -algo bastante inusual especialmente en el sur de California- se han reabierto hoy y es posible que la interrupción del transporte se vuelva a presentar si arrecian nuevamente las lluvias.

También, miles de usuarios se quedaron sin servicio eléctrico a raíz de las tormentas.
El Departamento de Agua y Energía de Los Ángeles (LADWP) tuvo que atender a casi 1.4 millones de casos por falta de energía eléctrica desde ayer, situación que al momento está prácticamente solucionada.

No obstante, otros casi 20.000 usuarios tanto de LADWP como de Southern California Edisson amanecieron hoy sin energía eléctrica.

La situación igualmente afecta la reserva de gas, por lo que la compañía SoCal Gas pidió a sus usuarios del sur del estado ahorrar en el consumo de gas en la calefacción bajando los termostatos a 68°, para compensar el aumento que se espera hoy en estufas, calentadores, lavadoras y secadoras entre otras, debido a la lluvias.

El buque “Palo Alto”, una embarcación de cemento construida como parte de una flota durante la primera guerra mundial en previsión de una escasez de acero y que se encontraba fondeado en la bahía de Monterrey, fue literalmente “partido en dos” por la tormenta del fin de semana.

Así, el “barco de cemento”, de 420 pies (128 m) de largo, cuyo único viaje fuera desde Oakland hasta la bahía Sea Cliff donde permaneciera hasta el fin de semana siendo en alguna época atractivo turístico, vio su fin no en un enfrentamiento de guerra sino por las fuertes olas generadas por las tormentas.

Según el reporte de las autoridades, también tres personas perdieron la vida durante el fin de semana debido a las lluvias.

Deborah McKeown, de 56 años, caminaba el sábado en la tarde por la cancha de golf Canyon Lakes en San Ramón, cuando un árbol le cayó encima causándole la pérdida del conocimiento inicialmente y posteriormente la muerte en el hospital.

Otras dos muertes fueron atribuidas a accidentes de tránsito originados por las tormentas.
El taxista Jarnail Singh, de 57 años, accidentó su vehículo en un estuario cerca del aeropuerto internacional de Oakland. Posteriormente, buzos de rescate encontraron su cuerpo en el auto sumergido.

En la interestatal 88 en Fremont, otra persona todavía no identificada por las autoridades, murió al estrellarse por las difíciles condiciones de la vía.

La patrulla de Carreteras de California ha pedido a los conductores disminuir la velocidad, encender las luces -algo obligatorio en el estado- y aumentar la distancia entre vehículos para disminuir los riesgos de accidentes.

No hay comentarios